quinta-feira, 25 de setembro de 2014

Sergio Araujo, del fútbol ´papi´ a pichichi

Los orígenes de la sensación de la UD no están en el típico potrero argentino, campos que también pisó, sino en el fútbol ´papi´, una especie de fútbol sala. Le apuntaron sus padres bajo la recomendación de sus profesores por la energía que tenía en la escuela, si bien ya con un año daba patadas a una pelota. Con diez entró en las inferiores de Boca Juniors, donde se convirtió en un habitual de las selecciones de Argentina. Pero el último paso, tras varias experiencias frustradas en su propio club, el Barcelona y Tigre, se le ha atragantado. Ahora, de la mano de la UD, desatasca su progresión a ritmo de goles.
Un cinco para cinco, sin saques de banda y sobre cemento. En ese contexto empezó Sergio Araujo a jugar al fútbol. De esa modalidad, similar al fútbol sala, a máximo goleador de la UD Las Palmas y referencia del nuevo proyecto. En medio, unos 15 años en los que su vida ha girado en torno a una pelota y al club de su vida: Boca Juniors. Allí llegó superados los diez años y sigue formando parte de él, si bien lo más probable es que el conjunto insular haga efectiva la opción de compra que tiene por él a final de la temporada.
Nacido el 28 de enero de 1992 y criado en el barrio bonaerense de Villa Crespo en el seno de una familia con otras tres hermanas, los padres de Sergio Araujo le inscribieron en el Club Atlético Atlanta, el más cercano a su domicilio, con seis años. Se lo recomendaron sus profesores debido a la energía que mostraba en la escuela, si bien él ya sabía lo que era dar patadas a un balón. Pero no tardó en dejar el fútbol ´papi´ por el más practicado, en el que contaba con más espacio para descargar energía. Y así llamó la atención de Boca, con el que jugó en todas sus inferiores.
Altas expectativas
Su progresión fue excelente, y a base de goles y de liderar su generación empezó a hacerse un nombre entre los jóvenes más destacados de su país. Su velocidad, habilidad y olfato le convirtió en uno de los talentos más prometedores de Sudamérica. En Argentina se le presta especial atención a los torneos de fútbol base, pues las grandes promesas se consolidan en la élite en muchos casos antes de tener la mayoría de edad. Y el apellido Araujo sonó desde muy pronto, algo que a la larga le perjudicó y torpedeó su consolidación en la élite.
Su primer gran torneo internacional fue el Sudamericano sub 17 de 2009 en Chile. En esa competición su selección fue subcampeona y marcó tres goles. Ejercía de líder y, como es habitual, se le buscaron etiquetas. Por su manera de jugar y por ser su ídolo le apodaron ´Kun´, como la actual estrella del Manchester City.
Posteriormente repitió en el Mundial sub 17 de ese mismo año celebrado en Nigeria. En esta ocasión Argentina se quedó en los octavos de final, pero marcó otros tres goles, por lo que su nombre quedaba intacto. Uno de ellos fue ante la Alemania de Mario Götze, cuya portería defendía Ter Stegen.
Su progresión se mantuvo intacta y a finales de ese mismo año, el 13 de diciembre, llegó su debut con el primer equipo en un encuentro ante Banfield, de la última jornada del Torneo Inicial. La Bombonera, 37.000 espectadores en las gradas, Martín Palermo, ´Pato´ Abbondanzieri y Nico Gaitán, entre otros, en el campo. Y allí estaba Sergio Araujo, que ya se codeaba con los más grandes. El delantero de la UD Las Palmas solo tuvo cuatro minutos, pero fueron suficientes para que las expectativas siguieran creciendo.
Primer y único gol con Boca
Alfio Basile estaba al mando en el banquillo, y su lugar lo ocupó Claudio Borghi, con el que Araujo participó en los meses posteriores esporádicamente, nunca como titular. El exseleccionador de Chile dimitió tras una nefasta racha y el cargo lo ocupó Roberto ´Tito´ Pompei. Y en el debut del exjugador del Real Oviedo, el 21 de noviembre de 2010, llegó el día marcado en rojo en la memoria de Araujo, como si se tratara de su cumpleaños. Y es que esa fue la fecha en la que marcó su primer y único gol con Boca. El rival era Arsenal de Sarandí en la 15ª jornada, de nuevo en La Bombonera, y entró en la primera parte por lesión de un compañero. Compartía delantera con Martín Palermo y a los siete minutos de pisar el césped se inventó un golazo.
Robó un balón en las inmediaciones del área, recortó a dos defensas en un palmo de terreno con el cuero pegado al pie y, en medio de cuatro rivales, buscó portería y el balón entró ajustado al palo. "Pura habilidad, pura velocidad, pura precisión, gran efectividad. Un hermoso gol de Araujo", comentaron en la televisión argentina. Sus cualidades resumidas en cinco segundos y en el mejor escenario. Tenía 18 años y su cara nada más marcar era la de un niño asustado.
Progresión truncada
Estaba en boca de todos. En un contexto complicado para Boca Juniors, que vivía una crisis institucional, Sergio Araujo se convirtió en la gran esperanza. Fue portada del prestigioso ´Diario Olé´ y Pompei le puso como titular en las cuatro jornadas que quedaban para el final del campeonato. Aunque destacó, no volvió a marcar.
Así que tras una temporada desastrosa Boca Juniors comenzó de cero y contrató a Julio César Falcioni como entrenador. Y con él Sergio Araujo empezó a estancarse. El nuevo técnico solo le dio 197 minutos en año y medio, pero pocos discutían sus decisiones ya que el conjunto xeneize ganó un Torneo Inicial y llegó a la final de la Copa Libertadores. Boca Juniors había consumado su reconstrucción, pero Sergio Araujo quedó excluido.
Era muy pronto, pese a todo, para que los grandes clubes dejaran de creer en él y en julio de 2012 llegó cedido al Barcelona B por dos temporadas. Las condiciones en las que se firmó el préstamo dejaban clara la absoluta confianza que tenían en él. Y es que la opción de compra que tenía el Barcelona era de 16 millones de euros.
Soledad en Barcelona
En la Ciudad Condal registró números aceptables, pero tampoco triunfó y en un año volvió a Argentina. La competencia, con Dongou, Deulofeu, Rafinha o Luis Alberto le pasó factura y no gozó de la continuidad esperada. Pese a que no era un fijo en los planes de Eusebio Sacristán acabó la temporada con siete goles y cuatro asistencias en 34 partidos, la mayoría de ellos como suplente.
La clave estuvo en su nula adaptación. Como le sucedió tras su gol con Boca Juniors se sintió solo ante una situación que le superó. Extrañaba Argentina y a su familia. Sus padres, Guillermo y Mónica, y sus tres hermanas, Erika, Belén y Aldana, apenas pudieron estar cerca de él. "Me costó mucho y me pasaba hablando diez horas con mi mamá por Skype tres veces por semana", explicaba después en una entrevista a ESPN.
De vuelta a Argentina llegó el momento más delicado en la carrera del delantero. Su intención era hacerse un hueco en el primer equipo, pero Carlos Bianchi, por entonces entrenador de Boca Juniors, le mandó al equipo reserva y le dejó claro que no contaba con él.
Araujo se sintió excluido de nuevo y tuvo que buscar una salida, pero tenía claro que no se iría de Argentina ni, a poder ser, de Buenos Aires. "Ahora quiero quedarme acá por lo menos uno o dos años más", decía. Le quiso Godoy Cruz de Mendoza, que entrenaba entonces su excompañero Martín Palermo, pero finalmente optó por quedarse en la capital, junto a su gente, y jugar para Tigre.
Diego Cagna, exjugador del Villarreal, estaba al mando y confiaba en él. Comenzó la temporada como titular y en la tercera jornada lo bordó anotando dos goles y entregando una asistencia. Sin embargo, el rendimiento del equipo fue empeorando y el suyo también. El club cambió de técnico, Fabián Alegre se puso al cargo y poco a poco Araujo fue perdiendo protagonismo hasta el punto de acabar el año con solo cuatro goles en 23 partidos. Otro cambio de entrenador se puso en su camino.
Así que en Tigre volvió a caer su valor enormemente. Y la UD aprovechó la oportunidad para hacerse con un jugador que no ha perdido el talento desarrollado sobre una cancha de cemento.
laprovincia.es

segunda-feira, 22 de setembro de 2014

Sergio Araujo, el pichichi de Segunda al que descartó el FC Barcelona

En junio de 2013, la directiva del FC Barcelona se reunía con el agente de Sergio Araujopara comunicarle que no tenía intención de hacerse con sus derechos y que, por tanto, el futbolista tendría que volver a Boca Juniors al término de su cesión. El delantero había acumulado 34 partidos y 7 goles con el filial, pero el cuerpo técnico no había quedado del todo conforme con su rendimiento.
Dos cursos después, y tras otro préstamo no muy relevante en Tigre (23 encuentros, 4 tantos), el atacante se topó con la oportunidad de regresar a España. Se la ofrecía la UD Las Palmas, un conjunto que tradicionalmente se ha mostrado muy acogedor para los jugadores argentinos y que estaba diseñando un proyecto ambicioso con la idea de pelear por el ascenso a Primera.
Aunque existían dudas sobre su capacidad para competir en el viejo continente, lo cierto es que éstas han quedado despejadas en las cinco primeras jornadas de Liga Adelante. El punta, que ahora cuenta con 22 años, ha logrado sumar 7 dianas en este exiguo periodo y ha aupado al conjunto canario a lo más alto de la tabla. Además, es ya, con una diferencia de dos tantos sobre su perseguidor (Rubén Castro), el máximo anotador de la categoría de plata.
«Prefiero ir poco a poco. Hay que seguir trabajando e ir partido a partido. Yo estoy centrado cada vez que salto a la cancha en el partido que me toca jugar. No pienso en el futuro ni en si marcaré muchos goles. En el campo lo dejo todo. Y así, cada jornada. Es la mejor manera de seguir igual», explicó el atacante al ser cuestionado por sus ilusionantes registros.
Si el de Neuquén es capaz de mantener su nivel y completa una temporada notable, en Boca tendrán motivos para sonreír. En 2013, Araujo pudo quedarse en la Ciudad Condalpor menos de 1 M€ (su opción de compra no superaba los 800.000 euros), una cifra que experimentará una considerable multiplicación con cada gol que el Chino anote en su segunda aventura en tierras españolas.
fichajes.com

quarta-feira, 17 de setembro de 2014

El paso al frente de James Rodríguez

Seguramente, no será la primera vez que tenga que darlo. En el Real Madrid la exigencia es máxima, y cuando un jugador comienza a ser señalado, no le queda otra que reivindicarse y dar un paso al frente para decir, de algún modo, aquí estoy yo. Ante el Basilea, en el primer compromiso de Champions League, el colombiano James Rodríguez demostró que, pese a las dudas que hasta ahora había generado su rendimiento, su talento y, especialmente, su compromiso están a la altura de las circunstancias. «Ha jugado con buena concentración, con buena actitud», reconoció Carlo Ancelotti al término del encuentro. El ex del Mónaco no sólo destacó por su capacidad para asociarse con la tripleta conformada por Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y Karim Benzema o por su gol, también se ganó a la grada por su sacrificio defensivo, tal vez el aspecto que más debía mejorar y el que le alejaba considerablemente de su predecesor en el puesto, el argentino Ángel di María Aunque cada partido será una reválida, James ha aprovechado la competición europea para recargar su depósito de moral y asumir que el éxito en el Santiago Bernabéu pasa por dar lo mejor de sí en cada encuentro. «Este triunfo claro que nos viene bien, para agarrar moral y confianza para lo que viene. Contra el Atlético allí en el Calderón hice buen juego, pero hoy fue mucho mejor partido para mí. El vestuario está bien, siempre ha estado bien, unido, es un grupo fuerte mentalmente», reconoció.
Creditos: Fichajes.com

Ponferradina, Andy podrá jugar en Sabadell

La retirada de Andy en el partido que el pasado sábado jugó la Ponferradina en Soria obedeció a un golpe en una zona ya contusionada de semanas atrás. Sin embargo, el delantero no sufre lesión alguna y este martes ya entrenó con normalidad con el resto del equipo. La plantilla berciana vuela el viernes desde Asturias a Barcelona.

segunda-feira, 1 de julho de 2013

Esta es la nueva elástica visitante del AC Milan versión 2013-2014:


"¿Mi futuro? No puedo dar detalles en este momento"

Paulinho está en la agenda del Madrid para reforzar el centro del campo, pero el jugador no quiso pronunciarse sobre el interés blanco tras ganar la Confederaciones con Brasil. "No puedo dar detalles en este momento, es imposible", comentó a Gazeta Esportiva. Pese a que el jugador admitió que no tardará mucho en dar a conocer su decisión sobre su futuro, no quiso dar ninguna pista por el momento: "Hablaré con el Corinthians y con mi agente antes de decidir. Cuando elija lo sabrá todo el mundo".

El jugador, que cumplirá 25 años el próximo 25 de julio, es una petición de Ancelotti, pero el Madrid no es el único interesado en él. Tottenham e Inter de Milán también han preguntado por su situación. De hecho, los Spurs realizaron una oferta de 17,4 millones de euros que reconoció el propio futbolista. El problema para el Madrid es que no le conviene tener una 'guerra' con los ingleses por Paulinho con el interés por Gareth Bale de fondo...
As.com